Revista Vertice

Portada » Buenos paisajes y poca gente

Buenos paisajes y poca gente

¿Te atraen las experiencias nuevas? ¿Te cansa el exceso de gente en los lugares que visitas? Si la respuesta es sí, no te podés perder esta nota. Te contamos cuáles son los lugares del planeta que pocas personas visitan pero que vale la pena conocer.

Muchas veces vemos imágenes de lugares turísticos que muestran el contraste entre “la foto de revista” y “la foto real”. En general lo que más llama la atención es una gran cantidad de gente amontonada en los sitios más clásicos para visitar.

La ilusión de caminar solos por playas paradisíacas o conocer Roma visitando a nuestro gusto sus fuentes, edificios históricos y demás, muchas veces no es posible.

La distribución del turismo en el mundo es bastante dispar. Como ejemplo, está un dato de 2017 que indicó que ese año visitaron Francia unos 87 millones de turistas, mientras que sólo unos 2 mil llegaron a Tuvalu, un país en el Pacífico sur, con playas dignas de conocer.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas elaboró  un listado con los países menos visitados pero que disponen  de una belleza, cultura e historia naturales que las posicionan como destinos interesantes para los turistas.

El país que ya mencionamos, Tuvalu, se encuentra en Oceanía, unos 4 mil kilómetros al noreste de Australia y es el que menos turista recibe. Su superficie es de sólo 25 kilómetros cuadrados pero cuenta con cuatro arrecifes de coral y cinco atolones. Uno de los principales motivos por los que pocas personas viajan allí es la dificultad para llegar hasta él.

Pero si querés disfrutar de sus playas, no esperes demasiado, ya que el aumento del nivel del mar las está poniendo en riesgo.

Por la misma zona se encuentra Kiribati, otro pequeño país formado por islas paradisíacas a la altura del ecuador y que dista unos 2200 kilómetros de Fiji pero que pocas personas visitan.

La isla caribeña de Montserrat es una “Pompeya” actual. Esto se debe a que en la década del 90 las erupciones del volcán Soufrière Hill impactaron en su paisaje y dejaron estas huellas y además unas nuevas playas de piedra volcánica molida. Quienes la visitan llegan a ella desde la isla cercana de Antigua, mediante avión o ferry.

Niue es una isla en la Polinesia donde es posible nadar con ballenas jorobadas. No muchos lugares ofrecen esta posibilidad pero pocos visitan este lugar.

Las Islas Salomon guardan parte de la historia de la Segunda Guerra Mundial sepultada bajo el mar. Es un buen lugar, poco visitado, para realizar buceo y descubrir aviones, petroleros y submarinos que yacen en el fondo marino.

Amplia lista

Los sitios de interés turísticos que reciben pocos visitantes son muchos. En la lista está un lugar que causa fascinación. Se trata de las Islas de Comoras, llamadas frecuentemente como “las islas perfumadas”.

Se ubican entre Madagascar y Mozambique y su mote se lo debe a que históricamente es un lugar de cultivo de plantas aromáticas con el fin de elaborar esencias. El país está repleto de flores y además tiene hermosas playas. ¿No te dieron ganas de conocerlas?

Los Estados Federados de Micronesia albergan a “la Venecia del Pacífico”, Nan Mandol, una serie de cien islotes creados por el hombre. El lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y contiene palacios de basalto y templos construidos entre 800 y 500 años atrás.

En el próximo lugar de la lista podremos realizar un viaje al espacio sin necesidad de un cohete.  En la confluencia del Mar Rojo y del Golfo de Adén se encuentra Djibuti, un sitio en el que podemos encontrar playas blancas de sal que rodean al lago Assal.

No muchos imaginan a Sierra Leona como un destino turístico. Dado el recuerdo que tenemos de este país por sus guerras civiles y el ébola, no es el lugar más considerado para visitar. Sin embargo, en este sitio es posible encontrar hermosas playas y con buenos lugares para hacer surf.

Como estos, hay muchos más lugares en el mundo que pocos visitan y que vale la pena conocer. Sólo hay que estar abierto a nuevas aventuras y salirnos de “lo clásico”.

Para seguir leyendo...