Revista Vertice

Portada » Argentina contará con el primer centro de protonterapia de América del Sur

Argentina contará con el primer centro de protonterapia de América del Sur

Se trata de una terapia que ofrece un abordaje efectivo y menos nocivo de algunos tipos específicos de cánceres. En la actualidad, para acceder a esta técnica, los pacientes argentinos y de países cercanos deben trasladarse a otros lugares del mundo y disponer de abultadas sumas de dinero. Todo un avance en la lucha con esta enfermedad.

 

Para principios de 2024, Argentina se convertirá en el primer país de Sudamérica en contar con un centro de protonterapia. Esta novedosa técnica permite el tratamiento de ciertos tipos de cánceres con un menor daño a los tejidos sanos que rodean el tumor.

Actualmente, las personas que necesitan acceder a este tratamiento deben viajar a Europa y Estados Unidos y disponer, sólo para el tratamiento de entre 18.000 y 40.000 euros o unos 100.000 dólares si lo hace en el país del norte.

La terapia está disponible en 20 países del mundo (con 107 centros) y hay 37 instituciones en construcción, incluida la de la Argentina.

En junio llegaron los equipos con los que se instalará el centro de protonterapia en nuestro país.

La protonterapia es considerada la forma más avanzada de radioterapia. Para atacar al tumor utiliza la energía de los protones (partículas cargadas positivamente), que son partes de los átomos que causan poco daño a los tejidos que atraviesan. Sin embargo, son muy efectivos para eliminar las células que se encuentran al final de su trayectoria.

Toda la energía de los rayos que se usan en esta técnica se descarga sobre el tumor y así no afecta los tejidos sanos cercanos. Eso evita uno de los efectos secundarios de la radioterapia tradicional.

La aplicación de esta técnica es indicada especialmente para casos muy difíciles de irradiar y se puede utilizar para tumores en población pediátrica, tumores del sistema nervioso central, lesiones oculares, tumores de base de cráneo, tumores de cabeza y cuello; carcinoma hepatocelular, sarcomas abdominales, entre otros.

 

El proyecto

El plan para la creación de este centro fue ideado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en el año 2015. Se realizó en el marco del Plan Nacional de Medicina Nuclear, del que participan la Universidad de Buenos Aires (UBA)  y el Instituto Nacional de Investigaciones Aplicadas (INVAP).

El centro tendrá una superficie de 8 mil metros cuadrados y será operado por científicos y profesionales de la UBA. Reforzará el polo oncológico del Hospital Ángel H. Roffo y el Centro de Diagnóstico Nuclear.

La existencia de este centro en nuestro país traerá múltiples beneficios. El primero, por supuesto, la disponibilidad para los pacientes de esta técnica en su mismo país o en un país más cercano en el caso de los demás estados de América.

Pero también implica la oportunidad de hacer investigación científica, formar y capacitar recursos humanos y potenciar el sector científico con la posibilidad de exportar servicios y saberes.

La instalación se realizará en dos etapas. En la primera se dispondrán equipos de diagnóstico y de tratamiento de avanzada con fotones mediante un acelerador lineal (Versa HD) y un equipo de radiocirugía robótica o CyberKnife. La finalización de esta fase está prevista para fines del 2022.

El equipo de protonterapia se terminará de instalar a fines del 2023 y se pondrá en marcha unos meses después, debido a requerimientos técnicos.

El impacto que este nuevo centro tendrá es enorme. Solo en la Argentina, unas 5.200 personas al año podrían beneficiarse por el uso de este lugar. Considerando sólo a los pacientes pediátricos con patologías del sistema nervioso central de la Argentina, el número ronda los 300 por año.  ¡Una nueva esperanza en la lucha contra el cáncer!

Para seguir leyendo...