Revista Vertice

Portada » Los beneficios de tener un hobby

Los beneficios de tener un hobby

A algunos puede parecerles una pérdida de tiempo o sólo una actividad de entretenimiento. Pero lo cierto es que tener un hobby aporta muchos beneficios para nuestra vida. Así que si ya tenés uno, este fin de semana te invitamos a pasarlo haciendo eso que te encanta hacer. Y, si aún no escogiste el tuyo o lo tenés abandonado hace tiempo, es momento de elegirlo o reflotarlo y ponerse en acción.

La rutina que llevamos a diario incluye muchas actividades pero casi todas se relacionan con las responsabilidades propias de la vida y no con una distracción o un momento para nosotros mismos.

Cuando no nos permitimos un pequeño tiempo para distraernos nuestro cerebro acelera su proceso de envejecimiento, debido al aumento de los niveles de cortisol, la hormona que genera el estrés. ¡Es aquí cuando un hobby puede venir en nuestro rescate!

Incorporar algún pasatiempo a nuestra rutina diaria, nos reportará enormes beneficios al ayudarnos a disminuir el estrés. Algunos hobbies pueden además contribuir con el desarrollo o cuidado de nuestro cerebro, aumentar nuestro coeficiente intelectual o influir en nuestra salud física.

Lo importante es elegir algo que realmente nos guste, si no, representará sólo una carga más.

Estudios psicológicos afirman que los pasatiempos permiten a la persona desconectarse de la rutina diaria mejorando su respuesta al estrés, combatiendo el sedentarismo, la soledad, el aislamiento y otros problemas.

Son una buena forma de ampliar y mejorar nuestras capacidades y conocer nuestras virtudes.

 

Influencias positivas de tener un hobby

Como ya te contamos el principal efecto positivo de tener un hobby es poder desconectarnos de la rutina. Al disminuir la presión diaria tendremos también beneficios frente a la depresión, la ansiedad y el nerviosismo.

Mantener nuestra mente en actividad nos ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer. El entusiasmo por nuestro pasatiempo fomentará la disciplina, la creatividad y el autodominio.

Depende de qué actividad elijamos, podrá también ser una forma de incrementar nuestra vida social. Podremos conocer nuevas personas con las que compartiremos un gusto en común, algo muy bueno cuando nos mudamos a una nueva ciudad o nos sentimos solos.

Nuestra autoestima se verá fortalecida por los logros que vayamos alcanzando y la satisfacción que nos provocará realizar la actividad elegida.
Muchos sostienen que un hobby puede mantenernos jóvenes ya que es común ver cómo los ancianos más felices son aquellos que llevan estilos de vida activos y cargados de interacciones sociales.

La lista de beneficios sigue: nos volvemos más pacientes, desarrollamos nuevas habilidades y hasta podemos mantenernos en forma si elegimos algún pasatiempo relacionado con el deporte.

 

Algunas ideas

Si todavía no tenés un hobby, te contamos algunos de los más comunes para que te inspires y ¡comiences ya!

Podés practicar un deporte, no  de manera rigurosa, sino recreativa. Un partido de fútbol con amigos, nadar, correr, hacer yoga o ir al gimnasio son buenas opciones para despejar nuestra mente y a la vez mantener nuestro cuerpo saludable.

Otros prefieren aficiones con menos movimiento y se inclinan por los videojuegos (que en algunos casos y usados con prudencia, son buenos para ejercitar la mente), leer y escribir, tejer, hacer manualidades, escuchar o tocar música, resolver sopas de letras o crucigramas y una amplia variedad de opciones.

La cocina, sin apuros y con la posibilidad abierta al aprendizaje y al error, también puede ser un buen pasatiempo. Y si los resultados son buenos, ¡todos agradecidos!

Después de contarte todo esto la propuesta es que este fin de semana te preguntes a vos mismo sobre qué es lo que más te gusta hacer, eso que podrías estar haciendo horas y horas y nunca dejarías de disfrutar. Cuando tengas la respuesta ¡es hora de empezar!